¿Qué cantidad preparar?Entre los nueve y 11 meses el niño debe recibir al menos un almuerzo y una cena. El agregado de la merienda es una forma de ir haciendo el camino a la mesa familiar. Algunos niños precisarán además alguna entrecomida y todos deberán seguir tomando pecho o la leche que toman habitualmente, eliminando una segunda toma.

¿Con qué consistencia?
A partir de los nueve meses se le puede dar al niño la comida no tan deshecha. El puré puede tener algunos grumos y la carne se le puede dar picada en trozos pequeños. También es importante ofrecerle alimentos que pueda tomar con sus manos, como trozos de pan o fruta. Las preparaciones no deben tener mucha agua, jugo, caldo o salsa: no deben deslizarse en el plato.

¿Qué alimentos elegir?
Ya se pueden agregar a la alimentación porotos, lentejas o garbanzos pelados. Se puede agregar huevo bien cocido, primero la yema y después la clara. Además de la carne que ya consumía, es bueno agregar pescado fresco una o dos veces por semana, mejor si es rico en grasa como atún o palometa.