Los beneficios comienzan desde el primer momento después del nacimiento y se prolongan por muchos años después de terminado el período de lactancia.

Para el bebé
· Se vincula muy estrecha, íntima y afectivamente con su mamá.
· Se trata de una alimentación siempre disponible, esterilizada y en la temperatura indicada.
· La leche es el equilibrio perfecto de proteínas, hidratos de carbono, grasas, sal, minerales, vitaminas, hierro, defensas (anticuerpos e inmunoglobulinas) y células vivas que impiden que el niño se enferme o reducen la intensidad de sus síntomas.
· Protege contra las infecciones, tanto respiratorias como digestivas, y en muchos casos también contra las alergias.
· Contiene sustancias esenciales para el desarrollo óptimo del cerebro, con efectos sobre la función cognitiva y visual.
· Provee factores de crecimiento que ayudan a la maduración del intestino.
· Es un alimento de fácil digestión.
· Implica menor riesgo de obesidad durante la infancia, la adolescencia y la vida adulta.
· Requerirá menos ortodoncia.

Para la mamá
· Se vincula muy estrecha, íntima y afectivamente con su hijo.
· Disminuye el sangrado posparto, lo que permite una más rápida recuperación.
· Cuando la lactancia es exclusiva, puede reducir el riesgo de anemia, ya que retrasa el retorno del ciclo menstrual por 20 o 30 semanas.
· Disminuye el riesgo de contraer cáncer de mama y de ovarios en la edad genital activa (antes de la menopausia). Cuantos más meses la mujer amamante a lo largo de su vida, mayor será el efecto protector.
· Ayuda a eliminar las grasas acumuladas en el cuerpo de la mujer durante el embarazo.
· Implica ahorro de tiempo, porque la leche materna está siempre pronta y en la temperatura adecuada.
· Implica ahorro económico, en contraste con el consumo de fórmulas y el uso de equipo para la alimentación artificial.
· Permite ahorrar en gastos médicos por menos visitas a doctores y hospitales, pues quienes son amamantados se enferman menos.
· Disminuye la cantidad de ausencias de la madre al trabajo, porque el bebé amamantado es un bebé sano.