Cuando los pequeños se acercan a los 12 meses pueden decir pocas palabras, pero entienden mucho más de lo que expresan. Hablarles es muy importante. Al escucharnos aprenden a hablar, aprenden palabras y las reglas del lenguaje, pero también aprenden a relacionarse con las personas e interpretar el mundo.
Algunos tóxicos emocionales del clima familiar
Hay situaciones que son potencialmente dañinas para la salud emocional de los niños y que es posible resolver con algún tipo de asesoramiento.
• El desamor, el desapego, la falta de respuesta afectiva del entorno.
• La escasa o nula estimulación.
• El exceso de estimulación.
• El clima familiar violento hacia el bebé o entre los demás integrantes de la familia. La violencia es dañina en todas sus formas: física, verbal, emocional, explícita o implícita.
• La depresión en la familia.
• La inestabilidad, el desorden y la falta de rutinas.

No hay padres ni madres perfectos
Para ser felices y sanos, los niños y niñas no precisan padres o madres perfectos, sino padres y madres que los quieran, los cuiden y sean capaces de…
• Postergar sus propias necesidades para satisfacer las de su hijo o hija cuando es necesario.
• Transmitirle mucho amor con calidez, a la vez que seguridad por medio de la firmeza.
• Aceptar que ser padres y madres tiene luces y sombras, pero sentir que vale la pena el esfuerzo.
• Estar cerca cuando es necesario, y saber alejarse cuando el niño puede arreglarse solo.
• Entenderlo, aceptarlo y valorarlo, aun con sus imperfecciones.