Salud

Volver al listado

Lo más recomendable para prevenir enfermedades como la diarrea o las infecciones respiratorias es darle al bebé exclusivamente leche materna durante los primeros seis meses; luego continuar la lactancia durante el mayor tiempo posible, ya con otros alimentos.

Los cuidados médicos

© UNICEF/2004/La Rosa

La relación con el pediatra es muy importante y especial. En los controles el pediatra analizará cómo ha pasado el bebé desde la última consulta, los avances que ha tenido y explicará las próximas etapas. Además controlará cómo se está alimentando y cómo descansa. Realizará el examen físico, indicará la vacunación que le corresponde e irá registrando su historia clínica. Asimismo actualizará el carné del niño en cada control.
Los padres pueden anotar antes de la consulta los problemas principales o las dudas sobre su hijo, así podrán preguntar o conversar sobre esas situaciones. En cuanto a la frecuencia de los controles, el MSP establece la cantidad de controles que debe tener un niño de acuerdo a su edad: una vez por mes entre el mes y los seis meses de vida y luego cada dos meses hasta que cumpla el año, salvo que surja algún problema o el pediatra indique un tiempo menor.

Tablas de crecimiento

El crecimiento del niño se controla mediante gráficas de crecimiento que aparecen incluidas en el carné de salud del niño. Periódicamente el médico medirá el peso corporal, la talla y el perímetro de la cabeza del bebé; las tablas permitirán evaluar el crecimiento del pequeño en función de su edad y de la repercusión de factores ambientales, entre otros. Se registran los puntos correspondientes al cruce de los valores de peso y edad y se unen luego por una línea a los valores obtenidos en los controles anteriores.
Esta forma de registro de datos, si se hace en la frecuencia adecuada, permitirá conocer la tendencia de crecimiento del niño a lo largo del tiempo. Si la tendencia de ambas curvas –peso y talla– son ascendentes, se confirma el crecimiento adecuado. De lo contrario, se estará frente a una señal que obligará a una interpretación y diagnóstico médico de la situación. No existen medidas únicas e ideales para todos los niños. El peso y la altura varían entre lo que se llaman "percentiles" o "desvíos estándar". Entre los percentiles 10 y 90 se encuentran los valores normales esperados para peso y estatura.

No se debe dejar de consultar con el médico si el bebé…

  • Tiene fiebre o parece enfermo.
  • Tiene tos, respira más rápido o con quejido respiratorio.
  • Duerme demasiado, más de lo habitual.
  • No muestra ningún interés en la comida o lo hace pobremente.
  • Tiene un color amarillento en los ojos.
  • Está persistentemente irritable e inconsolable.
  • Tiene los labios y la lengua morados o violetas.
  • Transpira demasiado cuando llora o se alimenta.
  • Vomita repetidamente.
  • Sus deposiciones son muy claras, casi blancas.
  • No gana peso.
  • Tiene dermatitis o erupciones generalizadas.