Durante el segundo año de vida, el lenguaje comienza a aparecer claramente. Algunos niños empiezan a decir las primeras palabras, que pueden parecerse mucho o no a las del mundo adulto, mientras que otros demuestran entender, pero se comunican fundamentalmente a través de gestos.
Es bien claro que, de todas maneras, entienden mucho más de lo que pueden expresar en palabras. De las palabras sueltas pasan a las frases cortas… Y pronto empezarán a nombrarse a sí mismos. Esta es una importante señal de que se reconocen como unidad separada del resto, de que están construyendo su identidad.
Alrededor de los dos años no solo se nombran, sino que también saben si son una niña o un niño. Pueden empezar a hablar porque su cerebro ha madurado y el entorno lo ha estimulado. Acceder al lenguaje les permite pensar de manera más rica y compleja. Es indispensable comentarle al pediatra sí parece que no oye, o no entiende, o no habla lo que ya hablan los demás chiquitos de su edad.

Quiero, quiero, quiero
Empezar a pedir lo que quieren de manera más clara es un gran logro en el desarrollo de los niños. Aprender a esperar cuando es necesario o a tolerar los no es un proceso que lleva su tiempo y para el cual se precisa que los adultos tengan mucha paciencia y sean muy firmes y convincentes.
Aprender a pedir de buena manera es una gran riqueza que se puede enseñar de a poquito. Si los adultos incorporan el “gracias” y el “por favor”, ellos lo irán adoptando naturalmente.
Una vez que pueden empezar a pedir, no conviene “leerles el pensamiento” como cuando eran más chiquitos. Los padres deben darles la oportunidad de expresarse por sí mismos, usando palabras, palabras y gestos o solo gestos.
Es importante responder a sus pedidos, ya sea para acceder o para negarse, pero asegurándoles que se los escucha y que se valoran sus expresiones de deseos.

El no de los chiquitos
Los niños escuchan el no muchas veces y les resulta muy fácil de decir. Decirlo también les permite descubrir su poder. Decir no es un ejercicio de afirmación de sí mismos y de independencia. Al decir no también van entendiendo mejor el significado de esta palabra tan importante.