En los primeros años de vida del niño la mayor parte de los accidentes se producen en el hogar. Los espacios de mayor riesgo son el patio y la cocina porque allí se encuentran elementos cortantes, productos de limpieza que pueden ser tóxicos o fuentes de calor con las que se puede quemar. Por eso los papás deben tener mucho cuidado.

Para que no se intoxique
• Todos los medicamentos y los productos de limpieza como detergente o agua jane tienen que estar en lugares seguros, altos y, en lo posible, cerrados con llave.
• Es importante tener a mano, en lugar visible, los números de teléfono de la emergencia móvil de salud y del Centro de Información Toxicológica (1722).

Para evitar que se asfixie
• Cuando el niño juega: No permitirle que lo haga con bolsas plásticas ni que manipule objetos pequeños como bolitas, botones o canutos de lapiceras porque se los mete en la boca y se puede atorar.
• Cuando el niño come: Cortar los alimentos del tamaño adecuado y tener precaución con algunos como el maní, los granos de uva, etc.
• Cuando hay agua: No dejarlo nunca solo en la casa, en una bañera o tina de baño; tampoco cerca de una fuente de agua como río, arroyo, cañada o piscina.

Para que no se queme
• No dejar recipientes con líquidos calientes a su alcance.
• Mantener siempre las ollas y sartenes con los mangos retirados hacia la parte posterior de la hornalla o la cocina; que no sobresalgan.
• No permitirle manipular artefactos eléctricos, cables o alargues.
• Proteger los enchufes.
• Evitar que juegue con fósforos o velas.
• No dejar cigarrillos encendidos ni fumar delante de él.
• Mantenerlo alejado de estufas o artefactos calientes.

Para que no se lastime
• Cuidar especialmente que el niño no tenga acceso a cuchillos, tijeras o cualquier otro elemento con el que se pueda lastimar. No debe haber armas de fuego en el hogar.